Compartir

Movistar

Telefónica ha dado hoy un golpe de efecto en la industria móvil. La operadora española ha anunciado una ambiciosa alianza con algunos de los líderes tecnológicos de la industria, como Mozilla, Qualcomm y Adobe, para el desarrollo de un ecosistema totalmente nuevo que sea una alternativa abierta a todos frente a los dos grandes sistemas operativos que dominan la industria de los móviles: el iOS de los iPhone e iPad de Apple, y el Android de Google y el Windows 8 de Microsoft, que se quiere situar como el tercero en discordia.

El nuevo ecosistema desarrollado por los socios es totalmente abierto y basado en tecnologías estándar como el lenguaje HTML5, de forma que podrá aprovechar miles de desarrollos y aplicaciones ya realizados en Internet.

Una de las ventajas de la alianza es que no es un proyecto a largo plazo cuyos frutos se vean en un plazo de años. De hecho, la alianza nace de un proyecto que ya estaba siendo avanzado por Telefónica I+D, ahora integrada en Telefónica Digital, y que se fusionó con el de Adobe cuando los grupos de desarrollo de ambas descubrieron que sus proyectos eran muy similares.

El nuevo ecosistema, denominado Open Web Device, está lo suficientemente avanzado como para mostrar durante la presentación un prototipo de un Smartphone totalmente funcional. Además, se aseguró que habría equipos comerciales disponibles a lo largo de este año.

Los grupos promotores han apuntado a que inicialmente, su objetivo es el mercado de dispositivos de bajo precio. De hecho, los chips de Qualcomm que han sido utilizados para que corra la plataforma están entre los más económicos que ha desarrollado el fabricante norteamericano, que también equipa algunos de los smartphones más potentes y caros de la industria.

Con estas premisas, es probable que entre los fabricantes que antes dispongan de productos se encuentren aquellos que tienen los mercados emergentes como objetivo prioritario y cuentan con experiencia en la fabricación de productos económicos, como las chinas Huawei o ZTE y las coreanas LG y Samsung o la taiwanesa HTC.

Una de las ventajas de que Mozilla sea uno de los socios es su característica de fundación abierta, con una gobernanza transparente, de forma que se permitirá la adscripción de cualquier operador o fabricante, uno de los puntos flacos de otros sistemas operativos propietarios (desarrollados por un solo grupo).

El problema de esta iniciativa para tener éxito es que necesita el apoyo de las grandes operadoras, pero por el momento solo tiene el de Telefónica, que aunque es un gigante con más de 280 millones de clientes móviles es incapaz, por si sola, de imponer un estándar. Por eso, el apoyo de otros grandes operadores como Vodafone, France Telecom o Deustsche Telekom, o por las americanas AT&T o Verizon, sería fundamental para consolidar esta plataforma.

…de Expansión