Compartir

Android

Con la llegada de Android 4.0 Ice Cream Sandwich, Google mejoró notablemente la experiencia de uso de su plataforma móvil añadiendo nuevas e interesantes novedades. Por ejemplo con esta versión llegaron los widgets personalizables que permiten organizar nuestras pantallas de forma rápida y sencilla, el desbloqueo por reconocimiento facial para aumentar la seguridad o la nueva aplicación de control de consumo de datos móviles para saber en todo momento cuanto hemos gastado o incluso establecer límites.

Además de estas nuevas funciones la marca también introdujo muchas mejoras más modestas que pasaron más desapercibidas que el resto pero que aun así contribuyen a mejorar la experiencia Android. Una de estas novedades menores fue la de poder hacer capturas de pantalla con un método muy cómodo simplemente pulsando una combinación de botones. Antes de la llegada de Android 4.0 la forma de capturar la pantalla era mucho más compleja y engorrosa.

Muchos usuarios comparten sus capturas de pantalla en redes sociales para mostrar un mensaje recibido o también su puntuación en un juego por poner algunos ejemplos. En este sentido la nueva función de Android 4.0 resulta muy práctica. Para poder tomar una captura de pantalla hay que pulsar al mismo tiempo el botón de encendido (situado en la parte superior derecha del terminal) y la tecla de bajar el volumen. La pantalla hará un destello y se reproducirá un sonido que imita el disparador de una cámara. Después aparecerá el mensaje “Guardando captura de pantalla” en la barra superior.

Por defecto las imágenes que capturemos se guardan dentro de la aplicación Galería, en un álbum llamado “Screenshots” aunque también las podemos abrir directamente desde el desplegable de notificaciones. En dispositivos actualizados a Android 4.1 Jelly Bean también es posible ver la imagen directamente en el desplegable de notificaciones y abrirla haciendo el gesto de ampliar pellizcando la pantalla hacia afuera.

La imagen resultante será como cualquier otra que tengamos almacenada en el terminal, es decir, que podremos hacer con ella lo mismo que con las demás. Por ejemplo podemos compartirla por múltiples vías como Facebook, Twitter, Instagram, adjuntarla en un correo electrónico o guardarla en Google Drive o Dropbox. También es posible editarla y añadir efectos, rotar o recortar para crear un nuevo encuadre.

El problema para muchos usuarios es que sus smartphones no son compatibles con Android 4.0 Ice Cream Sandwich y no puede tener esta característica integrada en el sistema, aunque hay otros métodos. Una posibilidad es hacer root al terminal (un método para poder acceder a la raíz del sistema) y, conectándolo al ordenador, capturar la pantalla a través del programa Android SDK.

Este proceso es muy complejo y no vale la pena hacerlo sólo para hacer capturas de pantalla, además no obliga a estar junto al ordenador. Por otro lado hay una aplicación gratuita llamada Screen Capture Shortcut Free que permite registrar el contenido de nuestra pantalla y además funciona con versiones de Android antiguas. Por último hay fabricantes como Samsung que ya implementaron esta función en algunos móviles con versiones anteriores a la 4.0.

…de Tus Equipos