Compartir

LagFix

Si posees un dispositivo Android 4.0 o superior, probablemente hayas notado que su rendimiento cayó en los últimos meses. Esto se debe a un bug presente en el proceso TRIM de Android, por el cual la memoria de almacenamiento interna no logra mantener un rendimiento óptimo. LagFix es una aplicación que en esencia le permite al usuario forzar el TRIM, restaurando las velocidades originales de escritura aleatoria.

El proceso suena sencillo, pero en realidad LagFix ejecuta una acción avanzada y delicada que requiere una manipulación responsable por parte del usuario, además del “rooting” del dispositivo.

Se supone que los dispositivos móviles no requieren del mismo mantenimiento que se necesita para conservar en buen estado a un ordenador. No hay desfragmentación o limpieza de registro para hacer. Pero lo cierto es que muchos modelos pierden rendimiento con el paso del tiempo. Exceso de aplicaciones, “funciones” innecesarias instaladas por los proveedores, y otros factores ajenos al usuario arrojan a Android en un pozo. Un problema documentado en Android 4.x es que su función TRIM (la misma función TRIM de los SSD en ordenadores) no se activa correctamente. Esto hace que Android entre en un clásico ciclo de lectura-borrado-escritura para cada bloque de datos, afectando su rendimiento, en especial a la hora de las escrituras aleatorias.

Una solución para combatir este efecto es aplicar el comando fstrim bajo Android, con la ayuda de la aplicación LagFix. De acuerdo a su descripción, la gran mayoría de los usuarios deberían dejar intactas sus opciones de configuración, y tener una buena dosis de paciencia (puede demandar varios minutos, llevando a la falsa sospecha de que la aplicación tuvo algún problema). Se recomienda fervientemente leer el FAQ de LagFix antes de instalarlo ciegamente, porque TRIM no deja de ser un comando de bajo nivel que merece mucha atención. El aumento final en la velocidad dependerá exclusivamente de cada dispositivo, pero los porcentajes deberían ser lo suficientemente contundentes como para hablar de un “antes” y un “después” de ejecutar a LagFix.

Ahora, las advertencias. En primer lugar, LagFix requiere root. Debido a la naturaleza de fstrim, el acceso por root no es algo que se pueda negociar. Y en segundo lugar, la parte más delicada: Existe la posibilidad de que LagFix dañe a ciertos dispositivos. Esto se debe a la famosa “Corrupción eMMC” (también conocida como BrickBug) que afecta a productos como el Samsung Galaxy S2 y el Galaxy Note. Los reportes son contundentes: La gran mayoría de los dispositivos no pueden ser reparados tras la corrupción eMMC, llevando al reemplazo total de la unidad. Existe otra aplicación para Samsung llamada “Got BrickBug?”, que intenta determinar si un dispositivo tiene riesgo de corrupción, y el desarrollador de LagFix recomienda ejecutarla primero. ¿Acaso vale la pena? LagFix cumple con lo que promete, y la diferencia de rendimiento puede ser muy importante en algunos sistemas, pero el riesgo está allí, la aplicación no va a llevarte de la mano, y su creador no se hace responsable por ningún daño (lo mismo se aplica a nosotros). Trata de buscar la mayor cantidad de información posible sobre tu dispositivo Android 4.x (LagFix es compatible con versiones anteriores, pero ICS es el que más parece beneficiarse), y a partir de allí, determinar si LagFix es seguro.

Puedes descargar LagFix desde Google Play.

…de NeoTeo