Compartir

Cada vez son los fabricantes que abren la mano a desarrollos de Android puro (AOSP), tal y como es liberado por Google. Algunos terminales Samsung como el Galaxy 4 , el HTC One o el Sony Xperia Z ya han anunciado sus propias Google Edition, siguiendo la estela de la gama Nexus. Mientras tanto otras marcas como Oppo con su oppo Find 5 integran y apoyan desarrollos independientes como CyanogenMod, liberando todos sus drivers para que la comunidad implemente desde el primer momento todas las novedades en las que trabajan.

Tomar el control completo de nuestro terminal Android está pasando de ser un parámetro elegido por un selecto grupo de usuarios de un perfil muy avanzado a convertirse en una pauta más que recomendable. No pocos fabricantes suministran teléfonos y tabletas con el Bootloader desbloqueado, lo que facilita la toma completa de control administrativo, también conocido como rooteo de estos. Este paso es fundamental para poder instalar una ROM (sistema operativo) nueva.

Las nuevas implementaciones como el caso de Linaro, una optimización del rendimiento de dispositivos con procesadores ARM han supuesto un auténtico revulsivo para toda la comunidad, al suponer un cambio sustancial entre el desarrollo independiente y lo que ofrece la Open Handset Aliance que es el conglomerado empresarial que formalmente auspicia Android.

Si a esto añadimos las potentes novedades que desarrollos como CyanogenMod, ParanoidAndroid o AOKP, han incorporado a los terminales a los que dan soporte, el cambio de ROM es un proceso totalmente recomendable, posibilitando no solo un mejor aspecto a nuestros terminales sino un mejor rendimiento y un mayor control de nuestro dispositvo.

 

La polémica con Google

Ya hemos señalado en anteriores ocasiones que Android a pesar de ser un sistema operativo basado en Linux formalmente libre, depende en gran medida de Google. En sus primeras versiones Android fue liberado con la licencia Apache. Esto significa que las versiones publicadas pueden ser modificadas libremente por la comunidad de desarrolladores y por las compañías que así lo deseen. Normalmente las versiones de compañías y operadoras adaptan suelen estar llenas de lo que se denomina comúnmente como bloatware y con interfaces pesadas que poco aportan a la experiencia final del usuario.

Sin embargo no son pocos los que apuntan sus reticencias a propósito de la estrecha vinculación del sistema operativo con una compañía privada basada en la publicidad como es Google. Una de las primeras polémicas surgiría precisamente de CyanogenMod, a la que Google requeriría para que retirase aplicaciones con licencias privativas suyas, como Gmail o Maps. Desde entonces, este desarrollo dejó aparte cualquier aplicación de la compañía, que pueden ser instaladas en un paquete separado, aunque parte de la comunidad se volcó en realizar sus propias alternativas e irlas integrando.

Por otra parte voces tan autorizadas en temas del software libre como Richard Stallman han expresado sus reticencias a propósito de Android del que afirma que no todo su código es complemente libre, aunque se base en el núcleo de Linux y sobre todo la sombra permanente que pende sobre este sistema tan dependiente de un Google que podría en un momento dado no liberar más versiones y usar un eventual nuevo desarrollo de forma privativa, como hace ahora mismo Apple, dejando de lado a comunidad y usuarios.

 

Los 3 nuevos desarrollos

Como ya hemos indicado, la nueva escena está dominada por tres grupos en desarrollo:

CyanogenMod es el proyecto de ROM basado en AOSP (Android Puro) más veterano y que más seguidores acumula. La salida de versiones Nightlies (de prueba) diarias bastante estables y para buena parte de los dispositivos del mercado ha conseguido hacerla una de las más atractivas. En su versión estable 10.1 basada en Android 4.2.2 incorpora mejoras en el diseño importantes. Asimismo desde el día 24, añade la función Incognito Mode que nos permite tomar el control de las conexiones que cada aplicación realiza y los privilegios de los que hace uso en nuestro terminal.

ParanoidAndroid es un proyecto muy reciente que en parte ha empleado a Cyanogen como base para incorporar mejoras visuales muy atractivas. La gestión de la resolución y colores que cada aplicación pueda tener y los denominados PIE Control, o accesos medite gestos y controles emergentes dejan marginados desarrollos similares que compañías como Samsung implementaron en sus terminales más recientes. Como muestra de lo cercanos que están todos los desarrollos, Cyanogen incorporaría estos controles a sus ROMs. Su más reciente novedad , denominada HALO, permite disponer de un acceso directo flotante multitarea, sin necesidad de interrumpir el primer plano.

AOKP (Android Open Kang Project) trabaja sobre la base de Android puro, al que añaden funciones de control a nivel superior a las que se ofrecen de serie. También cuenta con un sistema de versiones de prueba (nightlies) y estables (milestones) lanzadas periódicamente. Una de sus novedades más destacadas y que muchos incorporan a sus ROMs es la un menú desplegable con controles avanzados del sistema.

 

Lo más interesante de todos estos proyectos es que cualquier “cocinero”, como se denomina a los que se dedican a modificar ROMs o el Kernel que emplea Android, puede elaborar su propia versión de estos. Todos estos desarrollos son de código abierto, lo que significa que suelen traspasarse mejoras y funciones entre los diversos proyectos. Todavía hay un paso más allá y dentro de los foros de XDA developers, encontramos proyectos en los que se hibridan aspectos de todos estos. De este modo es muy común encontrarse con ROMs con la base de Cyanogen o AOSP que implementan las mejoras visuales de ParanoidAndroid y el control de AOKP.

Para el profano, estos foros pueden resultar algo mareantes cuando se encuentran con la multiplicidad de ROMs con denominaciones como [CM10.1|4.2.2][LINARO] [Hybrid], que suelen hacer referencia a las incorporaciones y versiones desde las que trabajan. Sin embargo, estos mismos foros, para cada uno de estos terminales describen de forma bastante precisa las pautas a seguir para rootear e instalar la ROM que mejor nos parezca. Como alternativa española, existen foros como HTCmanía que recogen buena parte del material de XDA por parte de usuarios hispanohablantes, junto con desarrollos propios.

 

Tomando el control de nuestro dispositivo

Existe una vieja polémica respecto a la pérdida de garantías cuando rooteamos nuestro dispositivo. Sin embargo, ese es un aspecto bastante discutible dado que el cambio en el sistema operativo de nuestro terminal, con la base como hemos visto del mismo Android que se implementa de fábrica o por parte de las operadoras no hace más que aligerar su carga de aplicaciones y mejorar su rendimiento. Asimismo los tiempos de espera son mínimos respecto al de dichos fabricantes que vuelven a trabajar sobre las últimas versiones incorporando de nuevo su capa de aplicaciones. Incluso es bastante común que dispositivos avanzados con más de un año pasen a dejar de ser actualizados, con lo que migrar a estas distribuciones se convierte en necesidad si no queremos caer en la ruta de obsolescencia programada que nos obligaría para estar a la última a cambiar nuestros aparatos en ciclos demasiado cortos.

El manejo de funciones más avanzadas, entre las que destacaríamos la posibilidad de hacer copias de seguridad completa, cambiar el núcleo del sistema (Kernel) por otro modificado u optimizado para nuestro dispositivo, son posibles una vez rooteado este. El dominio completo nos hace disfrutar de muchas más posibilidades aunque tiene la contrapartida de que al tener privilegios administrativos podemos llegar a estar más expuestos, aspecto este último en el que los desarrollos independientes trabajan.

Como último aspecto no dejamos de lado la actualidad más reciente. Los casos de espionaje y en concreto la recolección de metadatos telefónicos por parte de la NSA y el caso PRISM han hecho que la comunidad reaccione anunciando implementaciones como Incognito Mode, desarrollado por CyanogenMod, del que hablaremos en otro artículo. También han surgido multitud de herramientas como el cifrado nativo de SMS, también para Cyanogen y otras aplicaciones y servicios como el de cifrado de llamadas OSTEL, y se han revitalizado proyectos como ORBOT, el TOR para móviles Android.

 

 

 

 

desde: eldiario.es