Compartir

Samsung-Galaxy-Gear-presentación-IFA

El Samsung Galaxy Gear llega al mercado para competir con el antes mencionado Sony SmartWatch 2 y con los conocidos Pebble y I’m Watch. Además, una de las características de su hardware permiten que sirva como alternativa a las recientemente de moda pulseras para hacer deporte como las Jawbone o las FitBit.

El Galaxy Gear se comunca con el terminal asociado mediante Bluetooth 4.0 gracias a una conexión BLE compatible (Bluetooth de baja energía) y servirá, entre otras funciones, para consultar las notificaciones de nuestro móvil, controlar la reproducción de música y funciones deportivas, como hemos descrito.

El hardware del Samsung Galaxy Gear, además del Bluetooth 4.0 comentado con anterioridad, cuenta con una pantalla de 1,63 pulgadas con una resolución de 320×320 y un procesador integrado mononúcleo con una velocidad de reloj de 800 MHz. Apoyando al procesador encontramos 512 Mb de RAM y 4 Gb de almacenamiento . Portará una cámara, en su reducido tamaño, con 1,9 megapíxeles y capacidad para grabar vídeo HD a 720p de hasta 10 segundos de duración.

Además de estas funciones, el Galaxy Gear lleva implantado el software S-Voice de Samsung por lo que, gracias al micrófono que lleva implantado, podremos utilizarlo mediante comandos de voz, como si de un smartphone se tratase, y así controlar el propio smartwatch y también nuestro smartphone, no siendo necesario que dicho smartphone sea expresamente un terminal Samsung, otorgando así el fabricante algo de independencia a un accesorio que bien podría haber estado ligado única y exclusivamente a su marca, dado el poder que el propio fabricante ostenta dentro del mundo Android. El micrófono ofrecerá también una funcionalidad extra muy interesante para el Galaxy Gear, podremos usarlo como manos libres para nuestro terminal, oyendo y hablando desde el propio smartwatch sin sacar nuestro smartphone del bolsillo.

Además de la conectividad por Bluetooth para el pareado con el smartphone que se elija asociar al smartwatch, el Galaxy Gear dispone de conectividad WiFi propia de forma que podrá conectarse a internet de forma independiente y así actualizar su software y compartir datos desde las aplicaciones preinstaladas. Entre las aplicaciones que podremos encontrar para exprimir esta conexión independiente a internet tenemos algunas tan conocidas como Evernote, Path, RunKeeper, Line o eBay.

La batería del Galaxy Gear es su punto más débil dado que su capacidad y consumo no le conceden una autonomía de más de 10 horas, un tiempo insuficiente en un gran número de perfiles de usuario. Los colores presentados han confirmado la filtración que se produjo hace algunas semanas y que hablaba sobre el Samsung Galaxy Gear en colores blanco, naranja, gris, negro y una última variante en color “oro blanco” que llegará al mercado una semana más tarde.

Aún no conocemos el precio al que el Samsung Galaxy Gear llegará al mercado pero sí sabemos que estará a la venta en octubre, pese a que han confirmado que el 25 de septiembre empezarán los envíos a un total de 149 países en los que será comercializado.