Compartir

Pressy_ htc_one

 Pressy es un botón físico externo que se acopla a algo que llevan ya todos los móviles: el jack para los auriculares. Ahora que los fabricantes han decidido que todo tiene que ser táctil, Back entendió que los usuarios seguían encontrando más conveniente un botón físico que poder activar sin necesidad de mirar al móvil: un clic y se realizaba la función determinada.

La idea parecía ganadora. Cualquier usuario de un Android puede adquirir el kit que instala en cuestión de segundos en su terminal. La gestión y programación del botón se realiza mediante una aplicación gratuita que funciona en segundo plano sin gastar la batería del smartphone, y que llega con una serie de funciones programadas, aunque la gracia está en que el propio usuario puede decidir qué funciones le interesan más.

Así, mediante una pulsación puede activarse el modo linterna, otra larga activa el modo silencio, y una doble rápida saca una foto. A esto hay que sumar que Pressy cuesta apenas 17 dólares y que puede personalizarse en diferentes colores. Todo parecía indicar que este ingeniero había dado con un producto estrella, muy funcional, accesible y con un parque de móviles (o clientes potenciales) descomunal.

Back, con todo, fue discreto en sus aspiraciones iniciales en Kickstarter: apenas 40.000 dólares que fueron ventilados en horas. A falta de un par de días el entusiasmo de los usuarios se tasa en más de 600.000 dólares recaudados en menos de un mes para una firma de apenas dos empleados. La prudencia del arranque no ha supuesto ningún obstáculo para que el artífice esta sencilla idea rectifique y aproveche el tirón de los últimos días con un reto: si se alcanzan los 650.000 dólares, se desarrollará una función que permite hacer una captura de pantalla y garabatear en ella. Un capricho a la altura del producto. Y es genial.