Compartir

MOTOROLA-MOTO-X

El Motorola Moto X llega a Europa. Con varios meses de retraso respecto a su aparición en Estados Unidos, el equipo se estrenará con un precio de 429 euros en tres países, Francia, Reino Unido y Alemania, por lo que los usuarios españoles se quedan por el momento sin el Smartphone.

Nuestros compañeros de Movilzona.es recogen la presentación del Moto X en Europa. Después de la inercia positiva lograda por el fabricante adquirido por Google en 2011 con el estreno del Moto G, el equipo orientado a la gama media-alta llegará a nuestro continente sin su principal virtud, el denominado Moto Maker.

Nos referimos al que ha sido considerado uno de sus grandes atractivos, que no es sino la posibilidad de personalizar el smartphone entre múltiples variantes. El servicio sí está disponible en Estados Unidos, pero parece que por el momento los usuarios europeos tendrán que esperar y contar con un catálogo de opciones menos coloridas, ya que en un primer momento llegará en dos versiones: blanco y negro.

Al margen de su aspecto físico, recordamos las especificaciones del equipo. Estamos ante un móvil con pantalla HD de 4,7 pulgadas con tecnología AMOLED. En su interior encontramos el procesador denominado Motorola X8 que equivale al Qualcomm Snapdragon S4 Pro con dos núcleos a 1,7 GHz acompañado de una GPU Adreno 320 y 2 GB de memoria RAM.

El smartphone se puede adquirir con 16 o 32 GB de capacidad de almacenamiento, los cuales no se pueden ampliar mediante tarjetas micro SD pero sí con los 50 GB gratis que se incluyen durante dos años en Google Drive. Del resto de características, comentar su conectividad, LTE, WiFi y Bluetooth 4.0 así como su software, con Android 4.4 KitKat de serie. El hecho de pertenecer a Google hace que el equipo de Motorola sea siempre uno de los primeros en actualizarse a las nuevas mejoras que se lancen para Android.

La fecha de lanzamiento prevista en nuestro continente es el 1 de febrero. Los usuarios españoles que estuviesen interesados en el equipo podrán recurrir a tiendas como Amazon para hacerse con un terminal cuyo precio será ostensiblemente mayor que el que tiene en EEUU, donde se puede conseguir libre por 399 dólares, el equivalente a 292 euros.