Compartir

samsung-s5El que ha sido hasta el año pasado auténtico terminal de referencia en el universo Android tiene el mayor reto de su historia en este MWC 2014. Los rivales del Galaxy S4 del año pasado hicieron los deberes mejor que nunca y pasaron de alumnos aspirantes en cursos anteriores a candidatos serios a empollón de la clase Android.

La continuidad que encontramos en el Galaxy S4 dejó fríos a muchos consumidores, así que Samsung tiene un reto para su presentación de mañana: el Galaxy S5. Como ocurre con Apple, algo que gustará a los coreanos aunque esconde una trampa muy peligrosa, Samsung ya no tiene por delante solo el reto de presentar un terminal mejor que el del año pasado. Su reto es convencer (y abrir bocas de asombro) de que el Galaxy S5 vuelve a tener el empaque que lo mantenga como rey de Android y tentación para quien quiera dar el paso. Y parece que han preparado un buen arsenal de novedades.

Diseño del Galaxy S5: porque las primeras impresiones cuentan

Queramos o no, las primeras impresiones cuentan. Y el mercado de los smartphones no es una excepción. El primer reto del Galaxy S5 será conseguir mantener su diseño característico y con personalidad que ya lleva tres generaciones, pero también dar un salto cualitativo en el que muchos considerar que es el punto más flojo del terminal coreano en la actualidad si lo medimos a sus rivales: el acabado. Aunque dicho sea de paso, eso nunca le ha impedido ser un superventas generación tras generación.

Y parece que Samsung está dispuesto a ofrecer respuestas con su Galaxy S5. Los rumores de los últimos días colocan la apuesta en dos modelos del Samsung Galaxy S5 con diferentes acabados: uno en plástico como hasta ahora, y la novedad de un modelo premium (más todavía). ¿Cuál será la diferencia? Pues seguro que el precio, pero podría haber algo más.

El modelo con más novedades tendría por fin acabado en aluminio y al menos cerraría un frente abierto desde hace años con el material de fabricación de smartphone más importante bajo Android.

También se habla mucho, y Samsung lo ha alimentado con un vídeo sobre lo que tiene previsto presentar esta noche, de la posible resistencia al agua del Galaxy S5. Sería sin duda una buena alegría y un golpe bajo a la gama Z de Sony, hasta ahora la que ha apostado por esta característica y de forma magistral en cuanto al diseño.

Subiendo la apuesta en la pantalla y especificaciones

Siendo una nueva generación la de este Galaxy S5, nadie duda de que habrá avances en sus especificaciones. Mejor procesador, más RAM (hasta 3 GB como en el Note 3) y puede que hasta el paso a los 64 bits, que sería una sorpresa pero no hay que descartarlo todavía.

Pero la protagonista de las novedades más allá del acabado será la pantalla. Los dos posibles modelos pueden dar juego a Samsung a la hora de configurar una oferta con un Galaxy S5 “clásico” que mantenga la apuesta por una pantalla con resolución 1080p, mientras que el Galaxy S5 Prime sería el que diera es cantado salto a una resolución 2k en la pantalla, la cual, en caso de crecer de diagonal, no lo haría más allá de las 5.2 pulgadas para no entrar en competencia directa con un éxito de los coreanos, el Note. Pero tratándose de Samsung quién sabe.

Otras mejoras las recibirán previsiblemente la batería, que debería tener como mínimo 3.000 mAh de capacidad, así como la cámara de fotos. Habrá que estar especialmente atentos a qué propone Samsung, aunque todo señala a que aumentará la resolución de su sensor hasta los 20 megapíxeles y dotará a su cámara de estabilización óptica, además de un doble flash LED de doble tono.

¿Y el lector biométrico?

Los primeros rumores apuntaban a que Samsung podría ir más lejos que Apple en la identificación biométrica en su Galaxy S5 y se habló durante un tiempo de reconocimiento de iris. La propia Samsung dijo estar interesada, pero lo más probable es que, de implementarse un sistema de identificación biométrica, sea un lector de huellas como en el caso del iPhone 5s.

Pero, ¿dónde se integrará? En las imágenes filtradas no podemos apreciar que el botón de inicio se haya modificado, ni tampoco nada extraño en la parte trasera, así que habrá que ver si es la pantalla la clave de esa identificación.

Si finalmente Samsung incluye un lector de huellas en su Galaxy S5, la integración con el software y la seguridad serán examinadas con lupa. Precisamente la parte de software y servicios es de las más esperadas en su presentación tras el importante impulso por diferenciarse de Android que hizo el año pasado. Como sabes, Google y Samsung han hecho las paces pero nos extrañaría que este año la personalización del nuevo Touchwiz fuera en retroceso.

Esto es lo que podemos esperar del Galaxy S5 a tenor de las filtraciones y rumores de estas semanas previas. Sería extraño que, en el momento en que nos encontramos, el producto final varíe mucho de lo que os he contado.